CICLISMO COMO MÉTODO DE RECUPERACIÓN

  • 3 minutos de lectura

Hace unos días saltó de nuevo la polémica en Twitter debido a un video que publicó el FCBarcelona en su cuenta oficial, en la cual aparecían varios jugadores del primer equipo rodando de forma muy pasiva en una bicicleta de spinning. 

https://twitter.com/fcbarcelona_cat/status/1612451865823698947?s=12&t=B-MyQZaMugO3ZhMYzcy2Zw

Como no puede ser diferente en esta plataforma, aparecieron miles de comentarios negativos respecto al hecho de realizar una sesión de entrenamiento a tan baja intensidad. Pero, ¿realmente por qué hacen este tipo de ejercicios?

Para los amantes del ciclismo, no es nada extraño ver cómo los ciclistas, justo después de cruzar la meta, se suben al rodillo a estirar las piernas después de hacer 200 kilómetros de etapa en los puertos más duros de la zona. Tampoco se nos hace raro ver que en el día de descanso de una gran vuelta, los ciclistas salen a rodar un rato en vez de quedarse en la cama durante todo el día. 

Más allá del ciclismo, son muchos los deportes donde los atletas se suben a la bicicleta una vez acabado su esfuerzo.

Este tipo de práctica tan común en deportes de alto rendimiento va directamente asociada a la aceleración de la recuperación. Después de un gran esfuerzo o durante días de descanso, el objetivo principal del deportista es recuperarse lo máximo posible para estar listo para el próximo compromiso. 

Realizar una sesión entre 15 y 30 minutos de rodaje suave y sin resistencia en una bicicleta es muy positivo para acelerar la recuperación.

Las ventajas

En primer lugar, acompañamos al cuerpo a volver a la calma de forma progresiva, ayudando a bajar las pulsaciones y recuperar el aliento.

El otro motivo es ayudar a nuestro cuerpo a recuperar los niveles correctos de ph en sangre y acelerar el aclarado del lactato que hemos generado durante el esfuerzo, así como relajar la musculatura.

En resumen, el rodaje suave post esfuerzo o en días de descanso nos ayuda a mejorar nuestra recuperación y hacer que duelan menos las piernas, repercutiendo directamente sobre la mejora de nuestro rendimiento.

Para que comprobéis que lo dicho es cierto, ¿quién no ha salido de casa a entrenar algún día con un dolor de piernas increíble y, poco a poco, con el paso de los minutos, se ha ido sintiendo mejor?  Eso es debido a que hemos ayudado a acelerar nuestra circulación y nos ha llegado sangre nueva a la piernas. 

Eso sí, no es necesario que al llegar de una salida con la grupeta nos subamos al rodillo, con hacer los últimos 15 o 20minutos de la ruta a un ritmo más suave bastará para ayudar al cuerpo a empezar el proceso de recuperación. 

https://www.lavanguardia.com/motor/vehiculos/bicicletas/20230112/8677733/ciclismo-recuperacion-jugadores-fcb-barcelona-lesiones.html

En este momento estás viendo CICLISMO COMO MÉTODO DE RECUPERACIÓN

Deja una respuesta